Una pincelada


Mi nombre es Laura Macías Pérez de Alarcón y soy licenciada en Enología por la Universidad de Cádiz (promoción 2002-2004). Anteriormente estudié el primer ciclo de Biología en la Universidad de  Granada donde, empujada por el frío granadino, decidí especializarme en la elaboración de vinos.

Realicé mi proyecto de fin de carrera en la Bodega Convento San Francisco, perteneciente a la D.O. Ribera del Duero, con mi querido Cote; peculiar enólogo allá donde los haya que me enseñó en la práctica lo que era una vendimia.


Con mi título en mano y gracias al gran corazón de Luís Pérez y al apoyo de mi padre, pude cruzar el charco en busca de nuevas experiencias y de mi primer contrato de vendimia en la genial Viña Undurraga, en Talagante, Chile. Los señores de Undurraga me recibieron con una cariñosa bienvenida, como si ya me conocieran. Conocí al enólogo Hernán Amenábar, divertido y gran profesional. Trabajar con él fue toda una experiencia muy enriquecedora. Paula Botero era mi jefa más directa, de la que también aprendí mucho.


La vendimia duró 3 meses, 12 horas al día, de domingo a domingo para procesar 15 millones de kilos de uva. La dureza del trabajo se suavizó gracias a tres figuras entrañables que aún me escriben desde Chile, Marcela, Piojo y Gustavo lavador. Compañeros de trabajo y amigos. No me puedo olvidar de Carlos, compañero de trabajo y de piso.


A mi vuelta a España comenzó el periplo de búsqueda de empleo por la Ribera del Duero con mi amiga y enóloga Patri. Patri, con su expediente impecable encontró empleo en una empresa también impecable, Pingus, como no podía ser de otra manera, con el prestigioso enólogo Peter Sisseck. Yo encontré trabajo en la bodega conocida como Páramo de Guzmán, elaboradora de vinos y quesos excepcionales. Me dieron una gran oportunidad, y como no, una gran responsabilidad. Aunque el día a día era un encontronazo continuo con los problemas del vino, contaba con los consejos puntuales del conocido enólogo y asesor Ignacio de Miguel. Con el que pude trabajar codo con codo en esas maravillosas catas para conseguir perfectos ensamblajes. No puedo saltar de párrafo sin nombrar a Loreto, mi jefa, y a Antonia, mi fiel compañera.


Después de un año y medio en la fría Ribera del Duero, puse rumbo al levante español con mi entonces pareja, el enólogo Toni Arráez. Allí comenzamos juntos un proyecto de asesoramiento de bodegas. Cogió el relevo a su padre y las riendas de Bodegas Antonio Arráez, además de trabajar juntos en Bodega Hacienda El Espino, D.O. Almansa y en Bodega Pío del Ramo, D.O. Jumilla. Finalmente nos quedamos con ésta última gracias a la confianza del propietario, Pío del Ramo. Nos encargó la puesta en marcha de la bodega en su primera vendimia, equipamiento con maquinaria nueva y formación de los bodegueros, mis queridos Toni y Benito, hijo y sobrino de Pío.

De forma natural, tras dos años y medio de mezclar trabajo y vida personal, decidí volver a mi tierra andaluza. El tiempo dedicado a formar a Toni y Benito me dio la llave para descubrir que lo mío, aparte de hacer vinos, era la formación.


Este paso me dio la oportunidad de acceder a un puesto de profesora técnica del Ciclo de grado Superior de Vitivinicultura en Manilva (Málaga). Preparación de temario, compra de maquinaria, adaptación a la burocracia de la Administración Pública, organización de eventos y excursiones... En definitiva, la instauración e implantación del nuevo ciclo. Con este trabajo pude desarrollar una faceta diferente dentro de mi perfil de enóloga y me proporcionó experiencia en el trato con las personas teniendo como objetivo  transmitir la cultura del vino.



Quiero dedicar esta última frase a los profesores que me han guiado y ayudado por el camino y que siempre están ahí para descubrirme la realidad de esta profesión. Gracias.


Continuará...







Puedes ver mi currículum pinchando aquí

3 comentarios:

  1. Enhorabuena Laura por este cambio de estrategia en tu posicionamiento profesional el giro que vas a dar desde ahora al blog pinta interesantísimo y me encantará formar parte de alguna manera de este proyecto.

    Un saludo desde Mar de Empleo

    ResponderEliminar